corregir o enmendar errores ortografía

enmendar errores ortografía


 

Las faltas de ortografía pueden dejar de ser un problema. Cómo, te preguntarás, si es que aún no has conseguido erradicarlas de tu escritura por mucho que estudias y repasas las reglas ortográficas.

Bueno, la solución es la práctica y la lectura

Leer nos enseña las palabras escritas, por ejemplo, conocí hace ya algunos años, a una persona que 

frase motivadora de Catherine Pulsifer

 

sufría somnolencia y cada vez que explicaba lo que le ocurría no pronunciaba bien la palabra. Yo me preguntaba, si nunca había leído el prospecto de la medicina que tomaba cuando no tenía más remedio para poder dormir. Se ve que no, que simplemente se tomaba la pastillita sin más curiosidad.


Bien, si hubiera leído el prospecto, fácilmente se habría percatado de la forma de escribir somnolencia y, al verlo escrito, su mente hubiera memorizado y almacenado la información, con lo que ella hubiera podido pronunciar y escribir correctamente la palabra. 

Esta muy bien leer y aprender las reglas de ortografía pero, seamos sinceros, con el tiempo todos acabamos olvidándolas, sino por completo, sí gran parte de ellas.


Ahora, es cierto, que la mayoría escribimos automáticamente sin faltas de ortografía y si lo hacemos a pesar de haber olvidado gran parte de las reglas, cómo se explica esto?

La respuesta, es que poseemos una memoria visual que proporciona gran información de datos al cerebro y este los almacena ocurriendo esto de forma natural, sin que seamos conscientes cada vez que leemos y/o hacemos ejercicios enfocados a corregir errores de ortografía.

 

De manera espontánea almacenamos información que guardamos casi de por vida.

dos fábulas de Esopo para corregir errores de ortografía
dos fábulas de Esopo para corregir errores de ortografía

Para leer y comprobar los posibles errores cometidos ir al enlace: narraciones y lecturas y clic en la lectura.



 

La lectura y la práctica de ejercicios especializados nos proporcionan la herramienta necesaria para reunir y almacenar gran cantidad de palabras que después podremos escribir sin pensar cómo se escriben correctamente; simplemente, saldrán de nuestro ''disco duro'' con total naturalidad y espontaneidad.   


Descarga
EjR 05 N-M.pdf
Documento Adobe Acrobat 53.1 KB