tres lecturas cortas

Lecturas para comprobar el ejercicio 14 nivel básico - corregir faltas de ortografía:

El mismo tipo de pago - Anónimo

Tú tienes la respuesta - de Jaume Soler y Mercè Conangla

El niño y los dulces - Esopo

Para hacer el ejercicio acceder en el enlace: Ejercicio 14 corregir faltas de ortografía nivel básico tres textos cortos

El mismo tipo de pago

 

Dos hombres se presentaron ante el juez de la localidad.

 

-Señoría -dijo el primero-, vengo a demandar a este individuo porque ha vendido toda la leña que ha cortado y no quiere darme mi parte.

 

-Si él ha cortado la leña, ¿qué es lo que tú has hecho? -interrogó el magistrado.

-Yo lo he estimulado dándole gritos de aliento y ánimo constantemente, eso ha provocado que cortara más leña de la habitual y que le pagaran una cantidad superior a la que normalmente recibe.

 

El juez se quedó pensando unos instantes.

-Lo que reclama este hombre es justo -sentenció.-Leñador, dame la bolsa con el dinero que has recibido y entregaremos la parte que le corresponde a este hombre. El juez cogió la bolsa del compungido leñador y la agitó ante la cara del hombre hasta que sonaron las monedas dentro.

 

-Éste es tu pago: ya tienes el sonido del dinero.

Anónimo

Moraleja:

Al que actúa de manera sibilina para conseguir lo que no se ha ganado, merece ser condenado a recibir por premio lo trabajado.

 


Tú tienes la respuesta

 

En una ciudad de Grecia vivía un sabio famoso por tener la respuesta para todas las preguntas.

 

Un día un adolescente, conversando con un amigo, dijo:

- Creo que sé cómo engañar al sabio. Voy a llevarle un pájaro que sujetaré en la mano, y le preguntaré si está vivo o muerto. Si dice que está vivo, lo apretaré y una vez muerto lo dejaré caer al suelo; si dice que está muerto abriré la mano y lo dejaré volar.

El joven llegó hasta el sabio y le hizo la pregunta:

- Sabio, el pájaro que tengo en la mano, ¿Está vivo o muerto?

El sabio miró fijo al joven y le dijo:

- Muchacho, la respuesta está en tus manos.

 

Fuente: cuento del libro ''Aplícate el cuento'' de Jaume Soler y Mercè Conangla


El niño y los dulces

 

Esopo

Un niño metió su mano en un recipiente lleno de dulces. Y tomó lo más que pudo, pero cuando trató de sacar la mano, el cuello del recipiente no le permitió hacerlo. 

Como tampoco quería perder aquellos dulces, lloraba amargamente su desilusión. 

Un amigo que estaba cerca le dijo: - Confórmate solamente con la mitad y podrás sacar la mano del tarro con los dulces-.

 

Moraleja: Nunca trates de abarcar más de lo debido, pues te frenarás. 

Para hacer el ejercicio acceder en el enlace: Ejercicio 14 corregir faltas de ortografía nivel básico tres textos cortos