Organiza La muela y los pasteles

el cuento de la muela

y los pasteles

Ordenar Textos y Frases

Ejercicio 15 - Texto

Cuento de la muela y los pasteles


La lectura de hoy, para ordenar el texto de la historia, es del autor Juan de Timoneda. 

Ordenar el texto del cuento La muela y los pasteles

Juan de Timoneda. Autor del siglo XVI que se distinguió, principalmente, como recopilador de cuentos.

El que os acercamos hoy es El cuento de la muela y los pasteles. A continuación podéis leerlo y, después de hacer el ejercicio, comprobar el resultado.

El Cuento de la Muela y los Pasteles


***Con el mismo texto del cuento, hay un ejercicio para corregir faltas de ortografía. Lo encontráis en este enlace: Cuento corregir La muela y los pasteles.

Cuento popular contenido en el libro "Sobremesa y alivio de caminantes"   Juan de Timoneda (siglo XVI)

Cuento 22

1.- Un rústico, deseoso de ver al rey, pensando que era más que hombre, se despidió de su amo pidiéndole su soldada. Yendo camino a la corte y siendo el camino largo, se le acabó el dinero. Llegado a palacio pudo ver al rey, y viendo que era hombre como él, dijo:  

2.- – ¡Oh, que por ver a un hombre he gastado todo lo que tenía, que no me queda sino medio real en mi poder!

 

3.- Y del enojo que le entró, le empezó a doler una muela y como además le aquejaba un hambre atroz, no sabía qué remedio tomar, porque decía:



4.- – Si yo me saco la muela, y doy este medio real, me quedaré muerto de hambre. Si me como el medio real, me seguirá doliendo la muela.

 

5.- Con esta contienda arrimóse a la tabla de un pastelero por írsele los ojos tras los pasteles que sacaba. Y acaso vinieron a pasar por allí dos lacayos, y como le viesen tan embebido en los pasteles, por burlarse de él le dijeron:

6.- – Villano, ¿cuántos pasteles te atreverías a comer en una comida?

 

7.- – ¡Pardiez! me comería quinientos.

– ¡Quinientos! Líbrenos Dios, del diablo.

– ¡De poco se espantan ustedes!

Y ellos que no y él que sí, dijeron:

– ¿Qué apuestas a que no te los comes?


8.- – ¿Qué, señores? Que si no me los como que me saquéis esta primera muela –y señaló la que le dolía.

 

9.- Todos de acuerdo y contentos, el villano empezó a comer pasteles muy a su sabor. Cuando ya estuvo harto, se paró y dijo:

 

10.- – He perdido, señores.

 

11.- Los otros, muy regocijados y chacoteando, llamaron a un barbero y le sacaron la muela en medio de grandes aspavientos del villano. 

12.- Los lacayos para burlarse todavía más le decían:

– ¿Habéis visto este necio villano que por hartarse de pasteles se deja arrancar una muela?

 

13.- Respondió él:

– Mayor necedad es la vuestra, que me habéis matado el hambre y, además, me habéis sacado una muela que ha estado doliéndome toda la mañana.

 

14.- Al oír esto, los que estaban presentes echáronse a reír de la burla que el villano les había hecho. Los lacayos echaron mano a su bolsa, pagaron y, de  afrentados que estaban, volvieron las espaldas y se fueron.                                                                       Juan de Timoneda

Ver, imprimir o descargar el Ejercicio 15 ordenar texto

El cuento de la muela y los pasteles


Otra lectura del mismo autor. Cuento 51 recogido en el libro "Sobremesa y alivio de caminantes"